dos argentinas a las que la Ensálsate les transformó la vida

dos argentinas a las que la Ensálsate les transformó la vida

Tamara Valdés y Malen Panichelli, dos argentinas a las que la Ensálsate les transformó la vida

Tamara Valdés, bailarina y coreógrafa, llegó a Colombia hace cuatro años. Han pasado cerca de 1500 días desde su arribo a Cali y todavía se percibe en su voz el inconfundible acento argentino cuando dice que esta ciudad le cambió la vida.
“Cuando llegué acá no tenía idea de cómo bailar la salsa de estilo caleño”- apunta enfática y risueña.
Junto a ella se encuentra su prima y cantante Malen Panichelli. Ambas llegaron a la capital vallecaucana desde Córdoba, Argentina. Ambas forman parte de Ensálsate, un espectáculo de talla mundial y ambas sonríen cuando piensan en la danza y en Cali, que a grandes rasgos son lo mismo.
Nos encontramos en las instalaciones de la compañía Tango Vivo y Salsa Viva, un edificio cerca al estadio Pascual Guerrero donde entrenan los bailarines que componen Ensálsate. En una oficina pequeña nos reciben Tamara y Malen. Son delgadas, de cabello oscuro y cuerpo tonificado por la danza. Hablan con una mezcla de acento argentino y caleño. Sonríen constantemente.
«Ni Tamara sabía bailar salsa caleña, ni yo sabía cantarla.»- cuenta Malen, tres años mayor que  su prima. «Así que fue toda una experiencia de aprendizaje. En nuestro país, no se valora a los artistas como acá. En la Argentina tenía hasta tres o cuatro trabajos distintos y aun así me veía apretada a fin de mes.»
Comenzaron a bailar desde los tres o cuatro años y al finalizar la secundaria, tenían claro que no querían hacer otra cosa en la vida.
«La danza es mi vida. No podría hacer otra cosa. De hecho, nunca he hecho nada más, solo me he dedicado a bailar. Es mi forma de vivir, todos los días me levanto por y para esto. El hecho de que uno decida vivir lejos de su familia, de su hogar, de sus raíces y costumbres es porque definitivamente esto te mueve más allá que cualquier otra cosa.
Más o menos a los 17 años, un día me levanté y sentí un clic en mi mente. Llevaba unos diez años bailando y en ese momento decidí que quería seguir haciéndolo para toda mi vida.», dice Tamara, quien luce el cabello recogido por completo, como todas las bailarinas que usan los tocados característicos de Ensálsate.
«En ese punto las cosas comenzaron a surgir una detrás de otra. Salieron viajes, giras por toda Suramérica y entre esas presentaciones hice una Milonga que estaban montando aquí en Tango Vivo Salsa Viva. Conocí el ambiente, la gente, la ciudad y me encantó.», asegura Tamara, quien en la actualidad se desempeña como coreógrafa de la parte internacional de Conga, el nuevo espectáculo de Ensálsate.
«La primera vez que fui a Ensálsate no podía creer lo que estaba viendo. Se me puso la piel de gallina con las coreografías, las luces, las pantallas, el escenario, la ambientación, la música, la orquesta, la cantidad de bailarines y la sincronización perfecta que tienen. Son un combo mágico.», cuenta Malen, quien está en nuestra ciudad desde abril de este año.
«No tuve ninguna duda de querer quedarme. En Argentina la situación artística no es nada fácil. Desde que era pequeña mis papás me decían ‘Vos no vas a vivir de esto’. Durante años aprendí canto, teatro, danza, incluso llegué a hacer zumba para sobrevivir. Acá no es así, acá puedo tener un sueldo como cualquier trabajador», agrega con un acento argentino que ha ido mezclándose poco a poco con el caleño.
Para ambas chicas, la salsa caleña fue todo un descubrimiento. Los pasos, los ritmos acelerados y las coreografías han sido un reto del que dicen, han sabido salir victorias.
«Salir al escenario a bailar algo que no es propio de mi tierra es complicado, pero a la vez muy chévere. Este es un estilo muy alegre. Aquí en Colombia y sobre todo en Cali hay bailarines que lo llevan en la sangre, que tienen un sabor y un son que solo ellos. Pero es una experiencia muy linda. Sé que los asistentes a las presentaciones se gozarán por completo.
Como Ensálsate es un espectáculo para el mundo, tiene la ventaja de que vos no solo bailás salsa, sino que también son bailes de muchos países y eso abre un gran campo de posibilidades. Ahí es que entramos Malen y yo. Ofrecemos un punto diferencial, pues nos hemos especializado en otras danzas y cantos» afirma Tamara.
Por su parte Malen dice que «Llegar a Colombia fue un cambio muy grande para mí. No solo cambié de país, también tuve que cantar el estilo con el que canto. Yo toda mi vida canté en inglés y llegar a Cali a cantar salsa, con este acento, no fue fácil.
Primero canté salsas más internacionales, más conocidas. Pero luego tuve que interpretar canciones como La Negra tiene tumbao o El Yerbero, y yo pronunciaba ‘Sherbero’, imagináte. Fueron un montón de cosas que tuve que cambiar. Pero me siento satisfecha, sé que montamos un espectáculo increíble, en algunas partes, incluso, canto mientras sigo la coreografía con los demás bailarines, es algo muy bonito que no pueden dejar de ver»
Ensálsate presentará Conga del 26 al 30 de diciembre en Cali, durante la Feria de la ciudad. Será un show cargado de brillo, color y movimiento, con más de 500 cambios de vestuario, ritmos internacionales y locales y todo un despliegue en escena con cerca de 80 bailarines y orquesta en vivo.
«La gente va a salir enloquecida luego de ver Conga. Téngalo por seguro» afirman ambas chicas y se despiden para continuar con sus ensayos.
TEMPORADA EN EL HOTEL DANN CARLTON DEL  26 al 30 de diciembre a partir de las 7:00 p.m.
Boletas en tu boleta Desde $ 185.000 a $215.000. Asociados Grupo Coomeva 20% de descuento.
Comentario de Facebook

Artículo Relacionado